1. Nunca tires tu móvil a la basura

Cada vez que tiras tu móvil al contenedor de basura contribuyes a acumular todos sus elementos tóxicos y no biodegradables en un vertedero, desde donde pueden ser lavados por las lluvias al subsuelo y de ahí pasar a los acuíferos y llegar al mar o contaminar lagos y ríos. Quien sabe si pueden llegar al consumo humano por vía directa o por bioacumulación en animales herbívoros o de los estratos superiores de la cadena trófica.

Recuerda que los vegetales son potentes bioacumuladores de elementos minerales del subsuelo, ya que los absorben por las raíces y los tienen a concentrar en las hojas, que es precisamente la parte de la que se alimentan los herbívoros. Lo normal es que en tu zona haya algún punto limpio donde puedas dejar el móvil para que sea reciclado adecuadamente por la Administración. La OCU te ofrece un buscador de puntos limpios. No es que tengamos demasiadas garantías de que sea debidamente reciclado, pero al menos no irá directo al vertedero.

2. Contacta con una ONG de reciclaje de smartphones

Hay varias organizaciones no gubernamentales que recibirán tu móvil encantadas para desmontarlo, extraer las partes tóxicas, y también valiosas, y volverlas a entrar en el ciclo de fabricación, de modo que se reduzcan los brutales niveles de extracción actuales. TeloReciclo, Móvil Recicla o Amnistía Internacional a través de su plan recicla tu móvil son algunas de ellas. Nos permiten enviar el dispositivo a una dirección postal y nos garantizan que será reciclado al máximo de sus posibilidades.

3. No cambies de móvil a golpe de novedad tecnológica

No te dejes llevar por la última Keynote de Apple, o la previa de Samsung al Mobile World Congress, y procura alargar al máximo la vida útil de tu smartphone. A pesar de los planes de provocar la obsolescencia forzada a golpe de actualizaciones de iOS o Android, tu móvil puede vivir aunque vaya un poco más lento que el del vecino.

No es normal que nos cambiemos un aparato que nos cuesta más de 300 euros, y puede alcanzar los 1.000 euros, cada cuatro años porque nos parece que se ha quedado anticuado; no es un complemento de moda, es un utilitario. Adicionalmente, si se le rompe la pantalla o deja de funcionar la cámara, etc., podemos llevarlo a una de las muchas tiendas donde nos lo arreglan por un precio asequible. 

4. Usa móviles reacondicionados

Del mismo modo que vendes tu móvil, puedes comprar otro de segunda mano que haya sido debidamente puesto apunto. Es lo que llamamos un móvil reacondicionado. Su fiabilidad es alta y alargarás la vida útil de los móviles actualmente en circulación. Además te ahorrarás un buen dinero aunque no optes a la última novedad. MPMarket es una de las tiendas de móviles reacondicionados.

5. Presiona a la Unión Europea para que exija garantías en la fabricación de los móviles

Puedes hacerlo a través de asociaciones como Alboan, que hace de esta lucha una de sus principales motivaciones, aunque no es la única. GreenPeace, AI y muchas otras también están implicadas y en sus páginas web puedes enterarte de cómo puedes actuar. Debemos lograr que Bruselas se comprometa más en la exigencia en procesos de fabricación honesta y que garanticen la no procedencia de estos minerales de países en conflicto como el Congo u otros.

Estados Unidos tiene gracias al ex presidente Obama la ' Wall Street Act' que impone esta garantía a los electrodomésticos que se venden en el país. Ahora bien, el presidente Trump se ha propuesto hacerla saltar por los aires y permitir que las tecnológicas puedan volver a comerciar con milicias locales de países en conflicto, no solo de África, que financian sus guerras con el tráfico de minerales.

Registro

Nuevo cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Inicia sesión O Restablecer contraseña